24 sept. 2009

Soneto al Ajedrez Jubilado


Son pocas las piezas de dos colores
que están en el ajedrez jubilado.
Hay sólo un rey postrero en cada lado
torres y unos peones agresores.

Sufriendo los jaques acosadores
a veces, un rey gana alborozado.
La dicha en ese tablero tramado
son unos momentos muy seductores.

También en el devenir de los días,
los hombres son felices al vencer
en sus claras y oscuras biografías.

Mas como aquel rey, deben padecer,
y al fin de sus vidas, las alegrías
son sólo instantes del acontecer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada