24 sept. 2009

Pobres reyes jubilados


¡Pobres reyes jubilados!
Ya en la vejez de su existir
murieron sus damas y viudos quedaron.
Como la jubilación no les alcanzaba
los caballos tuvieron que vender
y los alfiles presurosos se fugaron.

¡Pobres reyes jubilados!
Sólo cuentan con sus fieles peones
esperando la torre prometida.
Y es allá, en el confín del tablero,
donde algún peón la podrá promover
sacrificando valeroso su vida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada